astringente

PROBIOTICOS Y ALIMENTACION (2ª PARTE)

ene 26, 2011 11:48 pm
comentarios (25) 508

visitas

Ingredientes para el kéfir

  • ¾ l. de leche.
  • 150 g. de nódulos de kéfir.
  • 1 recipiente de vidrio de 1 litro.

Para la primera vez que hagamos el kéfir necesitamos una cucharada sopera de nódulos y un cuarto de litro de leche. Poco a poco los nódulos irán creciendo y podremos añadirle más leche. También dependerán las proporciones de si preferimos que sea más claro o más espeso.

Elaboración del kéfir

  • Ponemos la leche, a temperatura ambiente, en el recipiente. Añadimos los nódulos de kéfir, lo tapamos y dejamos reposar.
  • Colamos los nódulos de kéfir. El kéfir tendrá un efecto astringente si lo colamos pasadas 36 horas y suavemente laxante si lo colamos pasadas 24 horas.
  • Una vez colado, lo volvemos a introducir en la leche.

Conservación del kéfir

Es conveniente lavar el nódulo y el recipiente con agua una vez por semana.
Debemos preservarlo de excesos de frío o de calor.
Para hacer el proceso de fermentación más lento, si estamos unos días sin tomarlo, podemos ponerlo en la nevera. Si vamos a estar más de una semana sin tomarlo, podemos conservar los nódulos en agua y en la nevera. Para reactivarlos podemos dejarlos 2 o 3 días con la misma leche.

Hay que tener en cuenta que

Los utensilios que utilicemos para preparar el kéfir (un recipiente y un colador), mejor que no sean de aluminio, porque este material no es estable en medio ácido, como es el kéfir, y podría transferirle partículas nocivas.
Para la elaboración del kéfir, no debemos usar leche que esté a más de 35º, ya que podemos alterar las bacterias y levaduras de este. La temperatura ideal es la ambiental. Con más calor se acelera el proceso y con más frío se retarda.
El kéfir, aporta los beneficios de la leche sin dificultar el proceso digestivo.

Saludos!!

PROBIOTICOS Y ALIMENTACION

ene 23, 2011 06:31 pm
comentarios (35) 103

visitas

El kéfir (bendición en turco) es un producto lácteo fermentado tiene su origen en la región del Cáucaso en la que la conservación de los alimentos era más que necesario. La longevidad de los pueblos que tradicionalmente lo han consumido, que viven hasta edad avanzada con buena salud, lo hizo popular en Europa desde principios de siglo XX.

Existen tres tipos de kéfir: el kéfir de leche (es el más conocido), el kéfir de agua y el kéfir de té o Kombucha.

Los beneficios asociados al kéfir son los que se detallan a continuación:

- Ayuda a las defensas frente a posibles infecciones tanto bacterianas como víricas.

- Ayuda a reducir los niveles de colesterol.

- ayuda a mejorar la asimilación de los alimentos.

- regula el tránsito intestinal y actúa como depurativo del organismo, ya que nos ayuda en la eliminación de los residuos que el cuerpo genera.

- si tomamos un kéfir suave es ligeramente laxante, en cambio un kéfir fuerte es astringente.

Deberas probar el kéfir, porque además de ser beneficioso, ¡está rico! será cuestión de incluirlo en vuestra dieta.