acidophilus

AYUDA AL SISTEMA DIGESTIVO

dic 09, 2010 05:53 am
comentarios (34) 141

visitas

En el colon irritable, una de las medidas por la que podemos optar es la toma de suplementos dietéticos que nos promuevan diferentes funciones del sistema digestivo así como nos ayudan a suplir posibles carencias de nutrientes aprovechables de la alimentación básica; carencias que se deben a alteraciones en nuestras dietas, cambios en el estilo de vida, carencias constitucionales, …:

Probióticos: Ayuda a nuestras defensas (Bifidobacterium, acidophilus y lactobacillus).

Complejo Polivitamínico: Ayude a reparar las deficiencias en nutrientes fruto de las malas digestiones. Siendo alguno de los efectos más importantes:

La vitamina C:  Favorece el sistema inmunológico y aumenta las barrera defensiva.

El grupo de vitamina B:  Esta vitamina es conocida como la vitamina anti-estrés, ya que es uno de los problemas que influye negativamente en la patología, incluso podríamos tratar este punto con MELISA.

La vitamina A: Interviene en la formación de la mucosa que recubre los intestinos.

El Zinc: Mejora la reacción al estrés y en el tratamiento de los procesos inflamatorios

El magnesio: Que influye en el movimiento de la musculatura intestinal (peristaltismo intestinal)

Fibra: Ayuda a la formación de las heces y  a que se pueda producir un adecuado movimiento intestinal.

Pide consejo a tu farmacia!!

Saludos!

Eficacia en la diarrea

oct 22, 2010 08:10 pm
comentarios (39) 161

visitas

Como ya hemos dicho, la eficacia de los probióticos para mitigar o prevenir la diarrea causada por antibióticos, es una de sus acciones más estudiadas.  Os traigo aquí una revisión (1) publicada este mismo año donde se analizaron 25 trabajos en los que se valoraba la prevención de la diarrea por antibióticos tomando probióticos. En ellos se analiza la toma de un solo o la mezcla de varios probióticos durante un periodo variable (desde 6 a 21 días), con diferentes dosis de los microorganismos y en adultos y niños, hospitalizados no.

El estudio concluye que el riesgo de diarrea por antibiótico desciende con el uso de probióticos en general, siendo especialmente relevante con las cepas Saccharomyces boulardii y Lactobacillus rhamnosus administradas aisladamente, y con la combinación de los probióticos L. acidophilus y L. bulgaricus; Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium lactis; Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium infantis.

Los estudios en animales y humanos han demostrado que después de la administración de bacterias probióticas mejoran los mecanismos de inmunidad innatos, esto es la defensa que ejercen las células de la sangre en nuestro organismo.

Estos estudios demostraron que el consumo regular de productos que contienen bacterias probióticas seleccionadas puede mejorar la respuesta inmune y afectar positivamente a las defensas del organismo.

Systematic review and meta-analysis of Saccharomyces boulardii in adult patients World J Gastroenterol. 2010 May 14;16(18):2202-22

¿Cómo actúan los probióticos?

oct 22, 2010 08:07 pm
comentarios (42) 1.365

visitas

La superficie de la luz intestinal (equivalente en extensión a un campo de fútbol) acumula más de 100 trillones de microorganismos (1014) lo que equivale a 10 veces el número de células que componen una persona adulta. Los probióticos actúan a nivel del tubo digestivo estabilizando la composición de la flora bacteriana, incrementando la resistencia del organismo frente a los patógenos, y mejorando y activando las defensas.

Los probióticos producen sustancias que ayudan a combatir algunas bacterias potencialmente patógenas, producen vitaminas y enzimas digestivos.

Aunque los probióticos pueden provenir de diferentes cepas de bacterias, las que han sido más estudiadas y se ha demostrado su acción son Lactobacillus acidophilus y Bifidobacterium bifidum.

Aunque ya hablaremos sobre los productos que podemos encontrar en el mercado con probióticos, a la hora de escoger un producto, es fundamental fijarse en la cantidad total de estas bacterias que aporta. Aunque no hay datos concluyentes sobre este tema, unos consejos generales son:

• De 4.000 a 10.000 millones de bacterias vivas L. acidophilus y B.bifidum, al día.

• Se aconseja tomar en ayunas (con zumo, leche o agua) y/o por la noche, antes de acostarse.

• Esperar al menos 2 horas después de tomar antibióticos.

• No tomar con bebidas calientes

La importancia de la flora digestiva intestinal

oct 22, 2010 08:06 pm
comentarios (48) 161

visitas

Ya sabemos que el sistema de defensa del organismo es fundamental para mantener la salud. Ahora conviene recordar que más de dos terceras partes de este sistema inmune se encuentran en el intestino. De hecho, el tubo digestivo (estómago, intestino delgado y grueso) está en contacto con el exterior a través de una extensa superficie. Los alimentos pueden ser un factor de agresión hacia el intestino junto con los microorganismos que producen enfermedades (bacterias, virus y hongos).

La flora bacteriana intestinal está formada por millones de bacterias que proliferan en el interior del intestino grueso y fermentan diferentes elementos produciendo sustancias beneficiosas para la salud. Estas bacterias intervienen en el desarrollo normal del sistema inmunitario y en la regulación de la respuesta del organismo ante los patógenos (microorganismos perjudiciales para la salud). Además, esta flora intestinal participa en distintos procesos como la digestión y movimientos del tubo digestivo así como en la producción de algunas vitaminas. El intestino humano es, por tanto, un verdadero ecosistema esencial para la absorción eficiente de nutrientes y para el mantenimiento de la salud en general.

Esto no se ha descubierto ahora, en una versión persa del antiguo testamento en el génesis ya se apuntaba que la longevidad de Abraham era debida al consumo de “leche agria”. Y en el siglo 76 antes de Jesucristo el historiador romano Plinio recomendaba la administración de lácteos fermentados para tratar la gastroenteritis. Fue en 1908 cuando el premio nobel Elie Metchnikoff atribuyó la longevidad de ciertas poblaciones balcánicas al consumo habitual de lácteos fermentados, que contenían lactobacilos que “reducirían las toxinas producidas por las bacterias intestinales, promoviendo la salud y prolongando la vida”

A principios del siglo XX se describió que la bacteria Lactobacillus acidophilus podía sobrevivir en el intestino humano.